Cargando Eventos

La emocionante historia de una mujer que supo luchar contra el destino para convertirse en una estrella del espectáculo a principios del siglo XX.

En el arrabal zaragozano donde vivía, pocos pensaban que Flor, aquella niña nacida en uno de sus hogares más humildes, estaba destinada a convertirse en una de las grandes figuras de los escenarios, primero en España y luego en toda Europa. Un camino difícil, sembrado de duras pruebas, que la lleva primero a Madrid y, más tarde, a Barcelona, París, Berlín y la lejana Cuba.

A lo largo de esa carrera en pos del éxito, Flor va descubriendo el amor, el desengaño, la amistad, el temor y la obsesión. Y a la vez, su vida se sumerge en los convulsos acontecimientos de las primeras décadas del siglo XX, unos años marcados por las revueltas anarquistas, el auge del fascismo y el horror de la guerra.

Escrita con la sensibilidad y el pulso de las grandes narradoras, Flor de arrabal nos ofrece la historia de una mujer valiente y entregada al amor, y un apasionante retrato de una Europa vibrante y convulsa.

Sobre Carmen Santos

Carmen Santos nació en Valencia, un 8 de marzo. Vivió en Düsseldorf (Alemania), ciudad a la que emigraron sus padres, desde los cuatro hasta los dieciséis años, edad a la que regresó con sus padres a Valencia. En 1981 se casó y se mudó a Zaragoza, donde vive con su familia y se siente en casa. En 1989 decidió abandonar un trabajo de oficina en una multinacional, seguro pero monótono, para hacer realidad su sueño de dedicarse a la literatura y los idiomas. Ha trabajado como traductora y profesora de idiomas y actualmente compagina estas actividades con la literatura. Su producción literaria abarca novelas de intriga y de corte histórico, aderezadas con sutiles toques de erotismo. Ha publicado hasta la fecha seis novelas que han gozado de excelente acogida entre público y crítica, aunque también se prodiga en el ámbito del relato. En marzo 2003, obtuvo el primer premio en el V Premio Internacional de Relatos Paradores de Turismo por el cuento La Cumpasita.